Blogia
Infociencia

RAYOS Y TRUENOS: ¿Por qué?

RAYOS Y TRUENOS: ¿Por qué? Truenos y relámpagos se presentaron sobre la capital esta mañana, especialmente la zona nororiente, causando expectación por lo inusual del fenómeno. Éste estuvo acompañado de precipitaciones en algunos sectores de Santiago.

La tormenta eléctrica, que se presentó cerca de las 5:30 de la mañana de este miércoles 11 de febrero, se produjo por la existencia de un núcleo frío en altura difícil de pronosticar, que dio paso a niebla matinal en el sector poniente, especialmente en las comunas de Pudahuel, Maipú, Cerrillos y Estación Central, donde la condición meteorológica comenzó a las 3:00 horas.

Sin embargo, no se prevé que esta situación vuelva a ocurrir, por lo que durante la jornada la temperatura irá subiendo, ya que el fenómeno no corresponde a un sistema frontal, por lo que éste irá declinando.

Según explicó el jefe de turno de la Dirección de Meteorología de Chile, Leonardo Díaz, el evento climático se originó debido a la "abundante humedad que existe en el norte grande de Chile, producto del invierno altiplánico", afectando también a las regiones Quinta, Sexta y Metropolitana.

¿Por qué?

En un día de tormenta se producen fuertes corrientes de aire ascendente que transportan un sinfín de partículas, que con el rozamiento con las gotas de agua de la nube provocan que unas se carguen positivamente y otras negativamente.

La mayoría de las nubes tienen carga negativa en su base y carga positiva en su cima. La carga negativa de la base de la nube, crea una carga positiva en la superficie de la tierra, que aumenta hasta que se produce el rayo, si el potencial eléctrico acumulado es superior a la resistencia que opone el aire.

Los rayos se pueden clasificar de acuerdo a su origen y a su destino, en: de nube a cielo o "duendes", que son descargas hacia la atmósfera, más arriba de las nubes; de nube a Tierra, que son los más típicos y espectaculares, y peligrosos; dentro de las nubes, que son la que se producen dentro de una misma nube y que aparecen como relámpagos, con algunos truenos; y por último entre nubes, que se producen de una nube a otra, con grandes truenos.

Los físicos han estudiado los rayos y han podido comprobar que hay dos clases de rayos: caliente y frío. El rayo caliente es una descarga de larga duración (dura ¼ de segundo), pudiendo ocasionar incendios, quemaduras y fundir ciertos metales. El rayo frío en cambio dura unos pocos microsegundos y es acompañado generalmente de un retumbante trueno.

Uno de los resultados más interesantes fue comprobar que el 95% de los rayos son descargas eléctricas que parten de la Tierra hacia la nube y sólo el 5% son descargas de la nube hacia la Tierra. Todo depende de la ubicación del punto en donde haya menor potencial (pues allí se origina la chispa).

El trueno es un ruido producido por la descarga eléctrica de un rayo.

Este fenómeno acústico se produce porque el canal de descarga de los rayos es un conducto gaseoso de aproximadamente 10 cm de diámetro. Cuando una corriente eléctrica recorre ese canal se produce un calentamiento casi instantáneo del aire contenido hasta alcanzar una temperatura de 25.000º C. Como consecuencia del calentamiento, el aire se expande con una velocidad superior a la del sonido, provocando una onda similar a la de una explosión.

FUENTE: Infociencia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres